PRODUCCIÓN = FLUJO = MÁXIMO VALOR

Cuando te adjudican una obra,  lo primero que me viene a la cabeza para lo bueno y lo malo, es la producción mensual que tengo que ejecutar para entregar el proyecto en plazo… .

La clave de la producción en los proyectos de construcción como el de cualquier industria no es otra que la de crear flujo constante de trabajo en el que tanto los colaboradores (DF, subcontratas, industriales, incluso la propiedad) junto con el equipo de obra vayan construyendo su proyecto.

“Todo proyecto está definido por la triple restricción tiempo, coste, alcance (extendida a la calidad del mismo) pero lo realmente importante es que con el tiempo y coste que tengo, consiga el máximo valor en mi proyecto”

Y esta teoría basada en tres aspectos básicos de los principios lean (reflexiones de Womack y Jones) , son las herramientas para que todo fluya:

  • El propósito: Es la razón de ser del proyecto. Sin él no existe. Todo el equipo lo conoce. Conjuntamente con los colaboradores, lo enfocamos con soluciones (con incremento de coste o no) a las problemáticas detectadas.
  • El proceso: Creamos el proyecto como una cadena de valor haciendo que cada parte aporte el máximo, sea flexible y esté correctamente alineada con el resto. Hacemos que el trabajo a realizar sea bajo un esfuerzo continuado y basado en el pull de actividades y la mejora continua.
  • Las personas: Usamos el talento adecuado para cada proyecto y definimos las responsabilidades,  que velen por el proceso, asegurando que no se pierde valor a lo largo de la ejecución del proyecto y su creación es continua.

Desde hace un tiempo, esta es mi forma de entender la gestión de proyectos y equipos.