Dewatering

Dewatering: Técnica para el control de las aguas subterráneas.

Cada vez que excavamos por debajo del nivel freático, tenemos el riesgo de que ésta sea inestable o se inunde si no se toman las medidas adecuadas para evitarlo.

En mi caso siempre que he trabajado por debajo del nivel freático he utilizado una combinación de barreras físicas ( tablestacas o muros pantalla) y bombeos.

Los pozos de bombeo correctamente diseñados, solos o combinados con una barrera física, son la solución más económica y conveniente al problema de control de niveles freáticos.

El sistema de pozos a utilizar dependerá de la naturaleza del terreno y de la profundidad de la excavación.

Los sistemas más utilizados :

– Bombeos superficiales:

Este sistema es el de menor complejidad;   se limita a la preparación de pozos o zanjas drenantes, cuyo objetivo es concentrar y facilitar el flujo del agua por medio de dichas zanjas hasta la ubicación de las bombas. Tanto las zanjas como los puntos de ubicación de las bombas, en la mayoría de los casos los podemos ejecutar por medios mecánicos tales como retroexcavadoras, giratorias y similares. Es un método que únicamente debe ser planteado, a priori, ante necesidades de descenso de nivel freático muy someras, de entre 1 y 2 metros. Hay que tener en cuenta que este sistema en excavaciones de avance en descenso y bajo nivel freático incrementa el riesgo de desestabilización del fondo de excavación, con riesgo de roturas de fondo, sifonamiento o fluidificación o deslizamiento de taludes.

– Uso de wellpoint;

Presenta su mayor eficiencia en suelos de grano medio, de comportamiento no plástico y para descensos de nivel en el entorno de 4 metros, en suelos de baja conductividad hidráulica. Requiere de numerosos puntos de bombeo. El elemento esencial de este sistema de agotamiento es el equipo de bombeo, que realiza tres funciones: bombear aire, bombear agua y separa el aire del agua.

– Pozos de alta capacidad

Ante descensos de nivel freático superiores a 5 m, en excavaciones con sistema de diafragma de cierre o confinamiento y en presencia de suelos de alta permeabilidad, se utilizan  bombeos de elevada capacidad por punto (caudales  entorno a 25-30 l/s y superiores), lo que exigirá mayores diámetros de perforación y entubación definitiva, que posibiliten la instalación de las bombas en su interior.

– Pozos de baja capacidad

En aplicaciones de control de nivel freático, cuyas necesidades de descenso abarcan desde 3-4 m hasta 30 m y en actuaciones en las que exista un diafragma de confinamiento tipo pantallas, tablestacado, barreras plásticas o similar, y para suelos granulares de moderada a baja permeabilidad, este método basado en   pozos de baja capacidad suele presentar su óptima eficiencia.  Ante una red con distribución de pozos adecuados los caudales no deberían superar los  7-8 l/s por pozo o punto de bombeo. Para dichos caudales, serán suficientes equipos de bombeo que no requieran diámetros mayores de perforación de entre 250 y 300 mm, por tanto carece de sentido invertir recursos en ejecutar perforaciones de mayor diámetro.

POZOS II nivel freático

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *