lo verdaderamente importante

A continuación el discurso, que como su nombre indica, es verdaderamente corto (duró 30s) y debiera servir de reflexión para comprender que las mejores prácticas de responsabilidad social son aquellas que tienen que ver con la vida y no con el empleo.

El Discurso más corto, por Bryan Dyson, ex Presidente de Coca Cola, al dejar uno de los cargos más importantes del mundo:

bryan-dysonImagina la vida como un juego en el que estás malabareando cinco pelotas en el aire. Estas son: – Tu Trabajo,- Tu Familia,- Tu Salud,- Tus Amigos y – Tu Vida Espiritual, Y tú las mantienes todas éstas en el aire. Pronto te darás cuenta que el Trabajo es como una pelota de goma. Si la dejas caer, rebotará y regresará. Pero las otras cuatro pelotas: Familia, Salud, Amigos y Espíritu son frágiles, como de cristal. Si dejas caer una de estas, irrevocablemente saldrá astillada, marcada, mellada, dañada e incluso rota. Nunca volverá a ser lo mismo. Debes entender esto: apreciar y esforzarte por conseguir y cuidar lo más valioso.

¿Cómo?

No socaves tu valor al compararte con los demás. Somos especiales porque somos diferentes los unos de los otros.

No establezcas tus metas en base a lo que otros piensan que es importante. Sólo tú sabes qué es mejor para ti.

No descuides lo que más quieres. Aférrate a ello como si fuera tu vida, ya que sin ello, la vida no vale nada.

No dejes que tu vida se escape de tus manos viviendo en el pasado o en el futuro. Al vivir tu vida un día a la vez, vives todos los días de tu vida.

No te rindas cuando todavía tienes mucho que dar. En realidad nada termina hasta que dejas de intentarlo.

No le tengas miedo a admitir que no eres perfecto. La fragilidad es lo que nos une.

No tengas miedo a los riesgos. Arriesgándonos es como aprendemos a formar nuestro camino.

No alejes el amor de tu vida con el pretexto de que no tienes tiempo. La mejor forma de recibir amor, es dándolo; la manera más rápida de perder el amor es asfixiándolo; y la mejor manera de conservarlo ¡es dándole alas!

No vayas por la vida tan rápido que te olvides no sólo de dónde vienes, sino también de a dónde te diriges.

No olvides que la necesidad más fuerte de una persona es sentirse apreciada.

No tengas miedo a aprender. El conocimiento no pesa, es un tesoro que siempre puedes llevar contigo.

No uses el tiempo ni las palabras a la ligera. Ninguno de los dos puede recuperarse. La vida no es una carrera, sino un viaje que debe disfrutarse a cada paso…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *