00 EXPERIENCIA LAST PLANNER SYSTEM: Antecedentes

LAST PLANNER SYSTEM 00

Esta es la introducción y primer post, de una serie de entradas en las que explicaré mi experiencia en la implementación de Last Planner System en edificación singular para la administración pública.

Mi intención es explicar, tras un año de implementación,  el proceso que he seguido y cómo he aplicado la metodología de planificación colaborativa  Last Planner System, su “puesta en marcha y funcionamiento”.

Así que, esta serie de experiencias en LPS (Last Planner System),  serán  poco teóricas, con alto contenido de espontaneidad y desde mi propia experiencia, por lo tanto muy personal.

En primer lugar un breve repaso; Last Planner System (LPS), es una herramienta de planificación basado en la filosofía Lean. No se trata de ningún programa o aplicación ni de un sistema de gestión ERP,  ni siquiera de una herramienta novedosa que resuelve los retrasos de obra … En mi caso la metodología me ha permitido  CONTROLAR y gestionar la PRODUCCIÓN, (llevando un control y un seguimiento diario, sin esperar a los cierres mensuales, pero sobre todo, anticipándome a todos aquellos problemas, indefiniciones o gestiones, que solían aparecer cuando teníamos que iniciar una actividad, en este caso, anticipando su detección a unas semanas antes del inicio de la tarea, para tener margen de maniobra). El objetivo no es otro que conseguir regular el flujo de trabajo disminuyendo las pérdidas o tareas que no aportan valor.

Pero, tengo claro que no dependo únicamente de la implementación de la metodología para acortar los plazos o reducir los costes, hay demasiados factores que influyen durante la ejecución de la obra, como el propio cliente (público o privado), el tipo de contrato, los plazos de suministro, la gestión de compras y subcontrataciones, los procedimientos internos de la empresa …,  pero  eso sí, Last Planner System (LPS) es la herramienta que me permite SABER EN CADA MOMENTO DÓNDE ESTOY, tanto a mí, como al resto de personas que intervienen en la construcción (subcontratistas, dirección de obra,etc), con la antelación suficiente para corregir desviaciones, optimizar procesos constructivos y mejorar los objetivos.

Y para acabar este post quisiera remarcar la importancia de recibir una buena formación  para aplicar la metodología de forma correcta. Hay que tener en cuenta que no todos los profesionales que implementan la metodología LPS lo hacen de la misma manera y aunque todas se basan en los mismos principios y tienen el mismo objetivo existen diferencias, es decir la teoría es la misma pero la forma de aplicarlo cambia y todas son validas.  En mi caso yo  tuve la suerte de iniciarme en LPS  con iLean Business Consulting ( Paulo Napolitano y Fernando Cerveró ) y especializarme con Think Productivity  (Fernando Cerveró y María Jesús Lledó).

“el mundo es demasiado complejo para resolverlo sin colaborar, aunque la colaboración requiera un nivel de confianza y generosidad, al que las personas y las organizaciones no estamos muy acostumbrados. Y así va a ser” (Alfons Cornellá)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *